lunes, junio 26, 2006

Las moscas parecen venir a oler las mierdas de lo que va quedando en una casa que ya no es mía. Aquí sólo voy a dejar eso que nunca quise encontrar, me voy a llevar lo que traje: mi ilusión, mi sonrisa, mis ganas y todas las cosas buenas de las que vine cargada. En el colchón se quedarán mis lágrimas, mis miedos, mis noches sin dormir, las vueltas que he dado, la gente que ha dormido conmigo y no me ha aportado nada, mis malos rollos, mis pocas ganas, mis noches perdidas, mis enfados... Aquí dejo todo lo que encontré en dos años y que de nada me servirá en el nuevo lugar.

Me llevo mi ilusión, mi madurez, mi saber estar, lo aprendido, mis amigos, mis momentos mágicos, mis noches de risas, mis paseos, mis recuerdos en las montañas, mis cañas, mis pinchos (y mis kilos), mis abrazos y mis ganas de que todo sea diferente el curso que viene

4 comentarios:

El Tio Matt dijo...

Se te vé con ganas de olvidar lo que no te gustaba, y empezar de nuevo.
Me alegro.

Un saludo.

Ordelina dijo...

Vente pa´ca un poco que te echamos de menos, y traete lo que es tuyo, lo que un día te llevaste allí, pero que siempre va contigo.

Cris dijo...

Ya en casina, con ganas de esos mimos que sólo mis amigas de siempre saben darme ;)

Tío Matt, ahora me toca reir un ratito, que pa eso estoy de vacaciones, no? :-D Así que a disfrutar.

Un besín

Cris dijo...

Ya en casina, con ganas de esos mimos que sólo mis amigas de siempre saben darme ;)

Tío Matt, ahora me toca reir un ratito, que pa eso estoy de vacaciones, no? :-D Así que a disfrutar.

Un besín