sábado, agosto 25, 2007

(NO) IBA A VOLVER A HACERLO

Ayer fue día de reencuentros, o de encuentros, si es que uno considera que no haberse encontrado nunca antes en un face2face es no haberse encontrado nunca. Tiempo ha que yo dejé de moverme en determinados mundos a conocer gente, ya no confío en algo que no sea estar con la persona, mirarla a los ojos y sentir que funciona eso que llamamos química. Pero ayer estuve con alguien con quien la había aun antes de habernos encontrado. Quizá por eso (y también porque el que se dedique a lo que se dedica me daba tranquilidad) me decidí a hacerlo.

La sorpresa fue grata: él llegó hasta mi ciudad con un amigo. Nos encontramos y todo, a partir de ahí, fueron encuentros: encuentros con sus caras, con sus risas, con sus ojos, con sus voces, con sus manos... Y no fuimos extraños, ni ellos ni yo. Tanto es así que nos fuimos al hotel (sorprendente poder de convicción el mío) y me sentí como en casa con ellos. Tras estar allí me gané el apodo de "achuchable" (bueno, en realidad esta es la adaptación final) y yo también se lo daría a alguno de ellos.

Acabamos el viaje en Burgos, mi ciudad, no eterna, pero mía ya, leyendo su historia escrita en piedras y traduciéndola en los bares al son de buenas conversaciones. Quizá no volvamos a encontrarnos o quizá sí. Sólo sé que el no se convirtió en sí de nuevo en mi vida y, en este caso, no me lamento de nada.

4 comentarios:

Ordelina dijo...

Pareces un personaje de pelicula, siempre buscando una aventura en la que meterte

Cris dijo...

Jajaja En este caso, la verdad, no me he metido en ninguna aventura, niña. Me limité a pasarlo bien...

pablete dijo...

cada día me sorprendes más... solo eso, jejeje.

Cris dijo...

:) Y yo que me alegro...