miércoles, septiembre 26, 2007

Las palabras, en ocasiones, se esconden en los pliegues de las plantas de los pies. Y no consigo que suban. Quizá el lenguaje salga de los rincones cuando me sienta libre para hablar.

No es el único caso en el que me siento así. Hay otras muchas cosas de las que nunca he hablado en el blog y de las que he hablado pocas veces en mi vida en las que también me siento atada. Creo que todo tiene que ver. Tengo poca vergüenza, sí, vale, es cierto, pero es sólo para hablar de bobadas o para jugar, pero si debo hablar de mi vida, de cómo me siento o de cosas que he vivido, empiezo a notar cómo las palabras se van escondiendo entre los dedos, cómo se me van escapando pasito a pasito.

Sólo 27 años, pero demasiadas cargas a la espalda que me hacen esconder qué hay realmente tras la sonrisa.

Sueño, sueño, sueño.......

4 comentarios:

Ordelina dijo...

Haces bien, que no hay que compartir vida con cualquiera.

loque... dijo...

Hay palabras que tienen alma de actriz, y sólo saltan a escena cuando tienen mucho público. Hay otras que tiene el alma pícara, y se descubren cuando se saben capaces de sonrosar unas mejillas o buscar una sonrisa cómplice. Hay palabras secretas, que se pronuncian bajito, que encuentran su camino sólo cuando parten de la boca al oído. Hay palabras demediadas, que encuentran sentido cuando encajan en mitad de las palabras pronunciadas por otra boca. Hay palabras tímidas, que sólo toman forma en la penumbra. Y son hermosas. Todas las palabras son hermosas.

Pero también hay palabras tuyas, que sólo se dibujan cuando te has quedado sola, cuando te escuchas, cuando te hablas en la intimidad en la que, a veces, tratas de poner en orden los nombres de todo tu universo. Y que, incluso entonces, se agarran a los pliegues de los dedos de los pies, como tú dices, y hay que callar mucho para que se atrevan a salir.... Esas son las importantes. Las que te dan la dimensión de las cosas. Las que, cuando se nombran, te dejan dormir por las noches. Las que marcan los rumbos de tu brújula. Cuando las encuentras, cuando las pronuncias, encuentras paz. Y entonces, si quieres, puedes compartirlas con el resto del mundo....

Yayo Salva dijo...

No importa demasiado que no puedar contar esas cosas. Lo importante es que tú seas consciente de ellas. Algún día saldrán..., antes de que te hagan daño.
Saludos.

Cris dijo...

Ordelina: pero hay cualquieras y cualquieras, no?? ;)

Loque... ..........

Yayo: aprendí a ser consciente de todo eso el año pasado. Es importante ver cómo las cosas que dan miedo, las que duelen, se vuelven menos importantes al nombrarlas... Gracias. Un abrazo