domingo, diciembre 20, 2009

Fin de semana sola

He tenido un fin de semana "de soltera"; es una sensación nueva después de casi dos años: tres días (de no trabajo) sin Javi y para mí. Ha estado bien (aunque le echo tanto de menos...) y me ha servido para hacer oración (Jefe, bienvenido de nuevo a mi vida) y para pensar mucho en cosas que han ido sucediendo este tiempo.

He estado escuchando mucho al grupo de un amigo, chico con el que L salió durante una larga temporada y he estado pensando en su relación y en cómo acabó. Ella "milita" en los kikos, movimiento ultraconservador católico, y él es "tipo Javi", un ateo convencido que no cayó en sus redes ni sus catequesis. Esa fue la razón por la que se terminó: "jamás podremos estar juntos porque no compartimos lo fundamental" -me decía llorando-. A veces yo también me he sentido así: es dificil compartir la vida si no compartes lo fundamental, pero tengo mi comunidad que me apoya y me infunde ánimos para seguir porque me ven feliz: ellos ayudan a mantener viva mi fe y mi relación (es una Comunidad de Vida) y, sin embargo, L tuvo que renunciar a su felicidad (estoy convencida de que con nadie estaría como con él) por estar con alguien que pensara como ella. Se casó con JP después de llevar un año saliendo con él y seguro que ella recuerda la cara que se me quedó cuando me lo dijo tan bien como yo recuerdo la tarde que pasamos sentadas en el suelo de casa mientras ella lloraba porque no se sentía feliz. ¿Y por qué esto ahora? Hay un par de razones: la primera es Fidel y sus canciones tristes y la segunda es que la vida de L puede no ser lo que ella realmente quiere que sea y me da pena...

Y me siento cobarde por no haber sido capaz de sentarme con ella y decirle esto, decirle que en la vida cabe la Vida aunque él no la vea, decirle que Dios es Amor aunque él no lo vea y que bendice el amor. Pero esto es facil para mí porque ni me arriesgo a que me echen de mi comunidad ni tengo a mi familia en contra...

Doy gracias a Dios porque mi Comunidad, como ya he dicho, no tiene nada que ver con eso, porque ellos me animan a tirar para adelante con una relación que no tiene a Dios en el centro pero que me hace feliz y me hace tocarLe con las manos cada vez que le veo sonreir.

4 comentarios:

loque dijo...

oye...qué finde más largo, ¿no?

mariarosa dijo...

Te he leído y me he quedado razonado tu texto. Soy catolica, durante treinta años de mi vida he trabajado en la pastoral de mi comunidad. Deje de lado todo, salidas de finde, fiestas, pero tenía a mi favor un esposo que pensaba igual y apoyaba mis desiciones.
Hoy, todo ha cambiado. Llegó un sacerdote nuevo, con ideas muy modernas y a las personas mayores(50) nos hizo a un lado.Acepté y decidi vivir la vida que antes no realicé.Hoy voy a misa y punto.
El tema es mucho más largo, pero no es el lugar. Ahora yo te preguntó: Vale la pena dejar de lado la felicidad por un grupo religioso??
¿Es eso lo que Dios quiere de nosotros? Él nos ha creado para la felicidad, ¿O no?
¿No querría Dios que con nuestra presencia demos testimonio al ateo?

No sé, son pensamientos que me surgieron al leer tu texto.
Que Dios te bendiga.

mariarosa

Nahuel dijo...

ups ups me gusto esta entrada, me veras seguido por aqui /si no hay molestias/ suerte y cuando quieras te espero por mi blog..

Cris dijo...

Loque... he vuelto. Te echaba de menos ;)

Mariarosa, lo cierto es que no tengo respuesta a tus preguntas: ¿vale la pena dejarlo todo por un ideal? Yo creo que sí, pero hay formas de vivir y entender los ideales... No renunciaría a lo que tengo ahora por mis creencias. Pero tampoco renunciaría a mis creencias por lo que tengo ahora. Es difícil de explicar, pero seguro que tú, que lo has vivido, me entiendes. Gracias por el comentario y por la espera hasta que he contestado. Un abrazo.

Nahuel, gracias por el comentario a ti también. Será un placer verte por aquí :) (o por allí)