lunes, julio 23, 2007

Ya hay un niño pequeño nuevo en casa. Nació hace apenas cinco días y ya está muy asentadito. Es grande (¡más que Juan!), nació con 52cm y pesando ya 3,820. Es un enanín que pasa más tiempo dormido que su hermanito, pero que sólo sabe hacerlo cuando la teta de su madre está cerca (y no para chuparla, que sería lo lógico, sino para olerla!)



Y Juan está raro. Pequeñito no se siente del todo bien con ese pitufo que ha llegado y le quita tiempo de su mamá. Pero cuando le ve dice: "nito" (su particular forma de hermanito) y sonríe como si ese bebé fuese, también, lo más grande de su vida. Lo será, seguro, como lo es mi hermana para mi aunque ahora la sienta perderse en la lejanía, aunque no consiga entender el por qué de su comportamiento o desconozca sus razones para actuar así.

Pequeñito llegó hace dos años y poco para empezar a ser el centro de nuestras vidas, quien alumbra cada noche con su sonrisa y nuestra razón de vivir (en mi caso eso ha sido literal) Su vida cambió la nuestra como ahora la suya con el bebé. Pero será para bien, no hay mayor bendición que un hermano.

6 comentarios:

Rafa Porcar dijo...

"No hay mayor bendición que un hermano"

hmmm... ¿quizás dos hermanos? ;)

No sé cuáles son los problemas o desencuentros con tu hermana, pero así es la familia, seguro que todo volverá a su cauce porque es ley de vida (el cauce familiar)

Besitos

Airin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Airin dijo...

Enhorabuena!

Deseo que el pitufo pueda disfrutar por mucho tiempo de la tetita de mama (no solo es alimento es consuelo), sin duda un regalo para toda la vida.

Un fuerte abrazo para el hermano, seguro que serán grandes amigos.

Yo soy mama de un pequeño de 16 meses, al que por ignorancia se le negó el placer de mamar, algo que no me perdonare en la vida, y no me haría nada tener otro ya! pero... hay que convencer a papa y creo que será una tarea difícil por no decir imposible :-p

Cris dijo...

Rafa: jejeje sí, bueno, quizá dos, lo que pasa es que yo no he tenido la suerte de probarlo ;) A mi hermana le pasa que tiene las hormonas un poco alteradas, así que se dedica a contestar mal a las primeras de cambio, pero ... nada serio ;)

Airin: El pequeñajo está bien, a pesar de los celos y el pequeñajo recién llegado está encantado de estar siempre enganchado a la teta. Haberle dado el pecho, o no, a tu hijo no es algo por lo que arrepentirte. A veces las cosas, sin más, vienen así ;) Gracias por tu visita!!!!!! Un beso

El Funebrero dijo...

Los niños siempre son bendiciones, nos enseñan cosas que ya olvidamos. Un beso, Cris!.

El Tio Matt dijo...

Felicidades¡¡¡¡¡