miércoles, agosto 16, 2006

In memoriam


...El hermano Roger fascinó ciertamente por su inocencia, por su percepción de inmediatez, por su mirada. Creo que él vio en los ojos de algunos que la fascinación podía transformarse en desconfianza o en agresividad. Para alguien que lleva sobre sí mismo conflictos irresolubles, su inocencia debió volverse insoportable. No bastaba con insultar a este inocente. Hacia falta eliminarlo. El doctor Bernard de Senarclens escribió: «Si la luz es demasiado viva, y pienso que la que emanaba el hermano Roger podía encandilar, no siempre es fácil soportarla. Entonces no queda otra solución que apagar esa fuente luminosa suprimiéndola.»
Quise escribir esta reflexión porque me permite sacar a la luz un aspecto de la unidad de la vida del hermano Roger. Su muerte ha sellado misteriosamente lo que él siempre fue. Porque no lo mataron por una causa que él defendía. Lo mataron por lo que era.


Suscribo plenamente las palabras que el hermano François, de Taizé, escribe sobre el Hno. Roger en http://www.taize.fr/es_article3798.html Esta es la página para que leáis el artículo completo.

Un año después y, sin haber ido a Taizé, todavía me emociono al recordar "esa pequeña primavera" como siempre la llamó su fundador.

6 comentarios:

El funebrero dijo...

Gracias Cris por tus palabras, me alegra saber que no estoy solo...

Yayo Salva dijo...

Unos textos muy interesantes. Gracias por abrir esa ventana al aire limpio.
Un saludo.

Cris dijo...

Funebrero, gracias a ti por dejarme participar de tu vida de esta manera...

Yayo salva todos necesitamos respirar aire limpio y hay gente que es como un árbol en medio del desierto, que purifica el ambiente; el Hno. Roger era uno de esos...

Amhailt dijo...

No se por qué pero siempre hay algun loco dispuesto a acabar con la belleza del mundo... al menos nos queda su obra y su pensamiento.

Cris dijo...

Y a mi al menos siempre me quedas tú...

Amhailt dijo...

Vas a conseguir que me ponga colorado